sábado, 19 de enero de 2008

Una de piratas


El otro día leía una noticia donde un desarrollador de Infinity ward (famosos por la saga Call of Duty) decía que aunque habían vendido muchos CoD4, estaba enfadado porque la gran mayoría de los que jugaban online eran copias ilegales, vamos piratas. Esto no tendría la mayor importancia sino fuera por las reacciones tan dispares que leí luego en los foros.

Gracias a esta noticia, y después de consultar con mis colegas frikis, he podido por fin catalogar a los piratas, y lo he hecho en base a varias pautas de comportamiento que de alguna manera repiten hasta que pasan a otro rango de la escala.

El zeppelín. El primer rango pertenece a jugadores expertos o muy casuales, que no tienen tiempo de nada. Ni de piratear. Cuando van a una tienda se compran juegos, y los van almacenando en las estanterías de casa. En algún momento de su vida, abren uno de los juegos y recuerdan momentos del pasado. Pueden piratear, pero los almacenan y tampoco tienen tiempo de probarlos. En todo caso, si un juego les gusta, los compran ( si no conocen mucho, piden asesoramiento). Por el contrario, en este rango también están los casuales que no saben de juegos, padres que les compran la “PS2” a los niños, regalos a los abuelos/padres de una DS (que se convierte luego en el regalo de moda de la familia, y hay una acumulación de DSs tremendas en el salón de casa). Alquilan o compran pelis dvd.

El piratín. Aquí ya se compra más que se piratea. Entran todos los casuales, padres que regalan juegos a los niños y matrimonios jóvenes que se acaban de comprar una DS, y alguien les dice “hay una tarjeta que…”. Son los que más daño hacen a las compañías porque no son expertos, compran “morralla” y las empresas de ocio esperan mucho de este sector. Algunos ponen el chip a la WII, pero casi todos tienen una serie de juegos cutres en casa, comprados antes de conocer “el mundo pirata”, o amigos que te regalan “el cazador de tiburones para ps2” porque te gustan las películas de animación. A partir de aquí pasan 2 cosas, o se hacen piratas y suben a la categoría común, o no son aficionados a los juegos y pueden llegar a almacenar una serie de juegos “singstar, buzz,” para reuniones sociales de inmensas proporciones. Este sector pertenece al jugador social. Compran el el “Top Manta” algunas veces.

El pirata común. Presumiblemente estamos ante el rango con mayor cantidad en el mercado. Estos piratean porque consideran que es injusto todo, se toman la ley por su mano y dicen que ellos no pagan esos precios por un juego. Suelen comprar de vez en cuando juegos originales (las que han tenido más HYPE), pero no es lo común. Insultan a las compañías sin saber si son distribuidoras o desarrolladoras al grito de “que se jodan y se arruinen” o “ya bajarán los precios”. Suelen ser consumidores de PC en su mayoría, y repiten como los “piratones” que ellos no gastan la pasta en cosas tan caras y que prefieren usarlo para otras cosas. La gran mayoría de aquí tienen el chip de la ps2, con 100 juegos piratas y el GT, God of war originales. La gran diferencia con los piratotes es que no son tan “listos”, ponen excusas por piratear, y compran algunos juegos. Piratean pelis en DVDRIP.

El Piratón. Este último rango corresponde al que muchos han llamado, “el cutre”. Piratea (ya tenemos un nuevo verbo) hasta los regalos a sus amigos. Suelen tener pasta, pero aunque los juegos sean un hobby de primer orden, prefieren gastar la pasta en otras cosas (cosas que no pueden robar, obviamente). Serían capaces de piratear la leche y el pan si fuera posible. Viven ya dentro de una vorágine de pirateo y regateo, se enorgullecen ante los demás cuando compran algo más barato y hacen búsquedas de los sitios más baratos para comprar cuando tienen que hacerlo (sobre todo tecnología). Si hay que hacer algún “chanchullo” se hace, pero siempre por debajo del precio de mercado. Tienen 2 puntos positivos, te dicen los sitios más baratos y no te cuentan tonterías sobre el mercado, ellos piratean y punto. Es el famoso “listo” de la carretera y “a mi me salio mas barato”. Algunos, los peores, se ríen del resto de compradores, y les echan en cara que no son tan listos como ellos. Piratean todo, hasta estrenos doblados en mexicano.

Estas 4 categorías se mueven constantemente, es decir, cualquiera puede pasar de un rango a otro porque esto va con la personalidad (no con la escala social) de cada uno. Piratea el que tiene dinero y el que no lo tiene, y compran juegos el que tiene dinero y el que no lo tiene. Para eso existen las ofertas, los packs de juegos, las tiendas de segunda mano, el alquiler de juegos… Para que nos entendamos, un “cutre” lo es durante toda su vida, y aunque piratee poco, acabará por ser un piratón tarde o temprano.

Para finalizar, piratear es delito, es ilegal y es robar. Cada uno puede engañarse a si mismo para no tener una carga constante sobre su conciencia (los que tienen conciencia) pero el resultado final es siempre el mismo. El pirata existe, y es una manera de regulación del mercado, un escollo nuevo para las compañías, algunas los esquivan y otras se la pegan.

2 comentarios:

MeMolo dijo...

Hombre ... has metido dentro del mismo saco a piratas y no-piratas ... pq aunque algunos insistan mucho en ello, la descarga de musica y peliculas, no es ilegal ni es pirateo. Es ilegal la copia no autoizada de software (y por ende, de juegos).

Respecto a las categorias pues es bastante aproximado XDDDD

Eco dijo...

Es ilegal sólo si existe ánimo de lucro. El "lucro" es el concepto que no está definido por ley, y ahí es donde sale la caca que tenemos actualmente en las noticias con esas cosillas de derechos de autores. Pero esto es sobre videojuegos. Pero es divertido y está bastante ajustado a la realidad.